Todos a la Marcha del 29 de Noviembre























La conducción del movimiento obrero no puede en estos momentos mostrarse vacilante y dubitativo frente a la embestida oligárquica. Si bien debe representar los matices y hasta las dudas de quienes les dieron mandato, también debe ser clara y contundente. Para eso se los ha elegido. Son el generalato del movimiento obrero argentino.

En la batalla que libramos por impedir el despojo de los derechos de los trabajadores, se juega gran parte del destino de la Patria, porque ese despojo también destruye el mercado interno y se autoalimenta, perjudicando a todo el sistema productivo nacional. Los parlamentarios o dirigentes gremiales que lo alienten y consientan serán condenados por la Justicia -cuando la haya- y por la Historia, como infames traidores a la patria.

Las reformas laborales pretendidas atentan contra la Constitución Nacional, puntualmente contra el art. 14 bis que consagra los derechos del trabajador.

El supuesto objetivo de la reforma de terminar con la desigualdad de trabajadores en “negro” y trabajadores en “blanco”, lo logra convirtiendo a todos los trabajadores en negro y despojados de sus derechos.

Poner en un pie de igualdad a los dirigentes claudicantes o traidores con los consecuentemente combativos, significa desmerecer a estos últimos y favorecer a los consecuentes. El resultado práctico de esa igualación es despojar a la clase trabajadora de todas sus conquistas laborales.

Si algunos dirigentes no actúan a tono con las circunstancias, los trabajadores avanzarán con aquellos que honren sus funciones y con la cabeza de los claudicantes.

Por todo ello, el partido Patria y Pueblo convoca a participar de la marcha con que el ala más avanzada de la recuperación de la Patria inicia sus acciones en la larga lucha contra el régimen antinacional de Mauricio Macri el día 29 de noviembre de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario